Hacer la compra

Resulta curioso hacer la compra en Japón.  Deambuleando por el supermercado puedes encontrar todo tipo de extraños productos, muchos de los cuales ni existen en España. Por supuesto, puedes encontrar algunas cosas parecidas, y los productos básicos como verduras, carne o pescado, aunque ofrecido en pequeñas cantidades. Algunas frutas y verduras se compran por unidades en vez de por peso, y aunque algunas tienen un precio similar, otras resultan increíblemente caras.  Pero lo más difícil es adivinar la función de algunos productos que no has visto en tu vida, y que, como está en japonés, no tienes ni idea de qué puede ser. Así que si te arriesgas puede valer la pena, o no. El otro día, por ejemplo, tuve la desagradable experiencia de jugarmela y perder,  resultó ser natto…

Pero lo más interesante de la compra es la caja, es muy diferente a lo que estoy acostumbrado.  Llegas al encargado y éste, muy educadamente, te dice “tiene tarjeta de socio? Le tomo la tarjeta. Le devuelvo la tarjeta”. Y después empieza a pasar cada producto a la vez que canta en voz alta la cantidad, por si acaso no ves alguna de las dos pantallas de la caja. Y si no te has divertido bastante, en el momento en que le pagas, cuenta en voz alta el dinero que le has dado, para que le confirmes la cantidad. Lo introduce, y la máquina automáticamente saca el cambio exacto, nunca hay problemas con la calderilla. En el caso de que te devuelva varios billetes, los coge doblados de una manera particular y los vuelve a contar delante tuyo, uno a uno. Parece que quieran asegurarse de que no se comete el más mínimo error, con una insistencia que roza la exageración.  ¿No te parece cómico ?

Incluso se organizan campeonatos de empleados de supermercado! Aquí os dejo una muestra. La empleada que sale a partir del segundo 0:10 viste (casi?) el mismo uniforme que el supermercado al que suelo ir, y el estilo de caja es casi el mismo: dejas tu cesta llena de productos a la izquierda, y el empleado pasa los productos por caja dejándolos en la cesta de la derecha, del anterior cliente. Cuando acaba y pagas, coges tu nueva cesta y te vas a una mesa cercana para meter tus productos en las bolsas sin molestar al siguiente cliente, y tu cesta anterior pasa a ser la nueva cesta del nuevo cliente. Bien pensado, verdad?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: